Conoce las categorías internacionales de los Premios CODESPA: Empresa Solidaria e Innovación Social

Los Premios CODESPA suman una veintena de ediciones de lucha contra la pobreza y ayuda a los más desfavorecidos. Son muchas las empresas y periodistas que han puesto su grano de arena a reducir la brecha existente, pero todavía queda mucho camino por recorrer y ese es uno de los motivos por los que estos galardones siguen celebrándose: la solidaridad no se puede frenar. No sólo se dirige a las empresas nacionales, sino que también existen dos categorías más allá de las fronteras españolas, pues se abre a que cualquier parte del mundo opte a presentarse a ellas. Te describimos con más detalle en qué consistiría cada una y algunos aspectos a valorar a la hora de decidir qué candidatura es la más idónea para proclamarse ganadora.

  • Empresa Solidaria (desde 1997): Compañías, españolas o no, que dispongan de un mínimo de 250 trabajadores y una facturación mayor a 50 millones de euros. Para ser considerada candidata se deben cumplir una serie de requisitos como haber apoyado o promovido iniciativas solidarias entre junio de 2016 y junio de 2018 con la firme intención de mejorar las condiciones de vida de las comunidades en desarrollo, convertir a los beneficiarios en protagonistas de ello, con un compromiso sólido por proporcionar estabilidad, inversión de fondos en la acción y llevada a cabo bajo criterios de coherencia.La compañía que se presente debe tener una estrategia claramente marcada por una estricta ética empresarial para con su actividad productiva y comercial. En definitiva, se premia el proyecto que contribuya al desarrollo de los destinatarios. Puedes leer las bases en este enlace.
  • Innovación Social (desde 2013): Toda empresa que impulse estrategias de negocio con enfoque social, es decir, que estén vinculadas con la actividad y que su modelo de negocio promueva la lucha contra la pobreza. Algunos ejemplos son: desarrollo de productos y servicios para la base de la pirámide, trabajo en cadenas de suministro incluyentes, formación profesional e integración laboral de colectivos en riesgo de exclusión, etcétera. Para estar entre los candidatos deben cumplir también los requisitos de que su actividad comercial y productiva siga una estricta ética empresarial y que hayan apoyado o promovido, entre junio de 2016 y junio de 2018, iniciativas que reduzcan la pobreza con el fin de mejorar las condiciones de vida de poblaciones de escasos recursos en países de América Latina.Se valora positivamente la inclusión de capital humano, conocimiento sectorial o recursos técnicos y económicos en dicha iniciativa, además de que pongan en marcha negocios con impacto social contra la exclusión. Los beneficiarios deben ser los protagonistas de su propio desarrollo y la acción debe contar con el apoyo de distintos grupos de interés de la empresa en alianza con otros actores. Lee las bases pinchando aquí.

Puedes consultar el resto de categorías y las condiciones imperantes en cada una a través de este link.

No están permitidos los comentarios en este artículo.